Resumen del curso

“ ...Mejorar las funciones ejecutivas parece ser el vehículo para conseguir reducir o cerrar la brecha entre los niños de bajos recursos y los niños de  clase media-alta…Si logramos mejorar el ambiente que rodea a un niño de una forma que promueva el desarrollo de las funciones ejecutivas, podremos aumentar las expectativas de éxito de una manera eficaz.”

Paul Tough  Cómo se consigue el éxito en los niños

¿Cuáles son las habilidades de la función ejecutiva y por qué son importantes en este momento?

 Las habilidades de la función ejecutiva (FEs) son actividades mentales que nos permiten planificar, enfocarnos, recordar instrucciones, y ayudarnos a completar varias tareas a la vez. Las funciones ejecutivas son la base del éxito académico. Si revisamos la analogía de la brújula, las FEs son las habilidades necesarias para usar una brújula, en conjunto con otros recursos y herramientas para identificar, encontrar el camino y llegar a destino sanos y salvos, Cuando los estudiantes logran dominar las funciones ejecutivas tienen más posibilidades de éxito y de involucrarse en el aprendizaje con organización y destreza.

Según avanzan los años escolares, los estudiantes empiezan a notar que sus experiencias en el aula, así como el trabajo escolar, cada vez resultan más complicadas, y al mismo tiempo, se les pide que sean más independientes en su proceso de aprendizaje. Los jóvenes que carecen o tienen poco desarrolladas las funciones ejecutivas, o aquellos que padecen una disfunción ejecutiva, tienden a sufrir un retraso de aprendizaje.

Además, los estudios que analizan el impacto de la pandemia en los jóvenes sugieren que las funciones ejecutivas juegan un papel clave para protegerlos de los factores de riesgo de la depresión y la ansiedad.  No hay un mejor momento que ahora para mostrarles y enseñarles dichas funciones con el fin de proteger su bienestar emocional y garantizar el éxito académico.


Este curso se enfocará en una serie de funciones ejecutivas que tienen un impacto positivo en los estudiantes ya que garantizan su éxito académico, según ha sido demostrado en diferentes investigaciones. Dichas funciones son la memoria funcional, la planificación y gestión del tiempo, la organización, la autorregulación, el establecimiento de metas así como la responsabilidad y rendición de cuentas. Cada lección, en este curso, se centrará en una de estas funciones y algunas de ellas se analizarán en más de una lección.


Gracias por el taller de formación. Definitivamente compartiré con otros compañeros esta información. Cuanto más trabajo, leo y reviso el contenido de este curso, más convencido estoy de que las funciones cognitivas junto con las habilidades sociales son las dos cosas más importantes que podemos enseñar a nuestros estudiantes.

Zachary Walker - Universidad de Florida Central


La enseñanza de las funciones ejecutivas

Las funciones ejecutivas no se enseñan con métodos tradicionales, se aprenden mejor cuando se enseñan a través del modelaje y se ponen en práctica de manera rutinaria. Después de realizar este trabajo durante más de una década, hemos identificado tres principios fundamentales para la enseñanza de las funciones ejecutivas: Ser explícito, crear una rutina, y modelar su uso en el aula.

Ser explícito

Los estudiantes gastan menos energía cognitiva en ambientes académicos con rutinas y expectativas claras. Lo opuesto también es cierto. Cuando las expectativas y rutinas son inconsistentes y/o ambiguas, se aumenta la carga cognitiva en nuestros estudiantes, lo cual acaba afectando negativamente al aprendizaje. Para aquellos estudiantes que sufren una disfunción ejecutiva el problema se amplifica. Lisa Delpit, autora de “Other Peoples Children” ( Los niños de otras personas) sugiere que los maestros deberían trabajar para que lo que es implícito en una clase sea explícito. Una rutina consistente y el modelaje de esas rutinas ayuda a los maestros a ser más explícitos.

Crear rutinas

Para ayudar a los estudiantes a tener éxito académico, se deben crear rutinas y seguirlas, todos los días, durante todo el semestre o todo el año escolar. En este curso también encontrará unas rutinas. Cada lección consiste en las mismas partes, la misma secuencia, para crear un desarrollo continuo y predecible. 

Sin embargo, no se sugiere que los maestros no deban ser creativos. Recomendamos que sean lo más creativos posible en la creación de lecciones, que usen diferentes modalidades de aprendizaje y que involucren a los estudiantes en actividades divertidas y colaborativas. Sin embargo, cuando se trata de una rutina de aprendizaje, la consistencia es la clave. Los ambientes donde las rutinas de aprendizaje son predecibles generan confianza y seguridad en los estudiantes. Cuando se sienten seguros y confiados, se arriesgan más a la hora de aprender. Aquí está la clave de este curso: Si los estudiantes desarrollan las habilidades de la función ejecutiva como resultado de implicarse con rutinas predecibles es una situación en la que todos salen ganando. 

En este taller, les mostraremos rutinas que proporcionan a los estudiantes una práctica diaria de las funciones ejecutivas. De esta manera, no tienen que preocuparse de “enseñar” las funciones ejecutivas, sino que los estudiantes aprenden al implementar las rutinas. Doug Lemov, autor de “Teach Like A Champion” ( Enseña como un campeón) lo describe de una manera perfecta: “Considere usar un vehículo infalible para el éxito académico de los estudiantes… Cree y practique rutinas diarias…”

En la mayoría de las lecciones verán esta gráfica para recordarles la rutina diaria que sugerimos:

Modelar

A través de los años, nos hemos dado cuenta de que una carpeta de anillas o archivador de 3 agujeros es una herramienta que ayudará a los estudiantes con el aprendizaje de las funciones ejecutivas de una manera eficaz. Aquí está la lista de lo que necesitarán:

  • Una carpeta de anillas o archivador de 1 pulgada de grosor
  • 6 divisores
  • Un paquete de folios de líneas

A lo largo de este curso haremos referencia a las carpetas de anillas o archivadores de los estudiantes, así como al ejemplo de carpeta de la clase. Como creemos que las funciones ejecutivas se aprenden a través del modelaje, les animamos a que tengan siempre en clase un ejemplo de carpeta o archivador. Actualice el archivador cada día antes de clase, así los estudiantes harán lo mismo como parte de su rutina diaria.

Pida a los estudiantes que clasifiquen las secciones de la carpeta de la siguiente manera:

  • Pestaña 1: Objetivos
  • Pestaña 2: Reflexiones diarias
  • Pestaña 3: Calendario
  • Pestaña 4: Tabla de contenidos o índice
  • Pestaña 5: Apéndice
  • Pestaña 6: Trabajos de la unidad finalizada
  • Hojas de papel extras ( no se necesita pestaña)

Aunque este curso recomienda el uso de una carpeta o archivador de tres anillas, pueden usar los recursos que tengan a su disposición para implementar estas tres estrategias: Ser explícito, crear rutinas y modelar. Quizás su escuela tenga acceso a libretas o cuadernillos en vez de archivadores, lo cual está muy bien. Cualquier cosa que ayude a los estudiantes a organizarse y mantener dicha organización sirve perfectamente. Lo importante es tener un ejemplo que les ayude a tener un referente de cómo debe hacerse. Así pues, simplemente piensen cómo pueden adaptar las sugerencias que les hemos dado a sus propias clases.

Más información útil antes de comenzar

Este taller consta de 10 lecciones y una conclusión. La mayoría de las lecciones se enfocan en diferentes funciones ejecutivas. Debería tomarles unos 60 minutos para completar el curso, aproximadamente. Según vayan finalizando cada lección, presionen el “modo enfoque” apretando la flecha en la parte superior izquierda de cada página, que encontrarán al lado del encabezado “Cómo enseñar las funciones ejecutivas en el aula"

¡Todo listo para comenzar con éxito!

El equipo del Organized Binder

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram